25 abr. 2013

Llaman a líderes políticos y económicos a reducir la pobreza, desigualdad y hambre en América Latina


En el marco del Foro Económico Mundial para América Latina que se viene desarrollando en Lima, Perú, la organización no gubernamental Oxfam hizo un llamado a los líderes políticos y económicos reunidos para que se comprometan a combatir las causas de la pobreza y la desigualdad.

A pesar del crecimiento económico y reducción de la pobreza registrados en la región durante los últimos años, América Latina sigue siendo la región con mayor desigualdad del mundo. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el 10% más rico de la población latinoamericana recibe el 32% de los ingresos totales, mientras que el 40% más pobre recibe solo el 15%.

Françoise Vanni, representante regional de Oxfam para América Latina y el Caribe, sostuvo que pese al trabajo realizado para combatir la pobreza, revertir los altos niveles de desigualdad sigue siendo el gran desafío de la región. "Hace falta que los líderes políticos y económicos asuman un compromiso real y acciones concretas para enfrentar este problema, fomentando un desarrollo económico sostenible, que haga un uso responsable de los recursos naturales", dijo.

La pobreza y desigualdad en la región encierra problemas como el acceso a alimentos de calidad para todos y todas. Siendo una de las regiones más importantes en la producción de alimentos, 49 millones de latinoamericanos se acuestan con hambre cada noche. "No podemos hablar de crecimiento económico, reducción de la pobreza y la desigualdad sin garantizar el acceso de la población a una alimentación adecuada. Es fundamental que las autoridades reunidas en Lima coloquen este punto como una prioridad. Los criterios de mercado no pueden estar por encima de este derecho básico", señaló Vanni.

El acceso de productores y productoras a la tierra, principal activo para la producción de alimentos, es crucial. No obstante, en la actualidad son librados diferentes conflictos por tierras que enfrentan a comunidades campesinas e indígenas con los gobiernos y los inversionistas. Como resultado, existen procesos de concentración de la tierra en marcha que generan pérdidas de medios de vida, inseguridad alimentaria y más pobreza. Un caso emblemático es el de Paraguay, país donde aproximadamente el 2% de la población posee el 85% de las tierras.

"En la región se vienen dando diferentes problemas alrededor de la tierra, que tienen como raíz la inseguridad jurídica de muchos productores/as sobre este recurso. Es necesario que se titulen las tierras de los pequeños productores/as para asegurar el acceso y su uso a través de procesos transparentes que cuenten con el consentimiento de las comunidades", declaró Vanni.

Oxfam considera que la inversión nacional e internacional puede desempeñar un papel fundamental en el desarrollo y en la reducción de la pobreza, si es que esta se gestiona de forma responsable y a través de un marco regulatorio eficaz.

"En tales condiciones, la inversión puede mejorar los medios de vida y crear empleo, servicios e infraestructura. Instamos a los inversionistas y empresarios a trabajar con altos estándares sociales, laborales y ambientales que vayan incluso más allá de lo que fijan las leyes nacionales", señaló

Fuente: Noticia Local - Prensa Oxfam
Foto: Ademir Espíritu

No hay comentarios: