26 dic. 2007

Consideran que ataque en narcoterrista en Huanta era previsible y evitable

Lima, 26 / 12 / 2007

¿Incompetencia ministerial? El último ataque de Sendero Luminoso contra una patrulla de la Policía Nacional, registrado la madrugada del lunes en la localidad de Santa Rosa de Ocana, en Huanta (Ayacucho), era previsible y pudo evitarse, afirmó el especialista en temas de narcotráfico Jaime Antezana.

“Este nuevo ataque o emboscada (…) se produce en un contexto en el que era absolutamente previsible un nuevo ataque a objetivos policiales (…) este año se ha producido varios ataques a unidades móviles que están en control de la carretera”, sostuvo Antezana.
Insistió en que este atentado no obedece a la casualidad y, por lo tanto, no descartaría que pudiera tratarse de una advertencia directa a las autoridades, para que retiren de inmediato la presencia militar o policial en la zona.

De otro lado, Antezana responsabilizó de este hecho a la falta de previsión de la Policía en la determinación de sus estrategias contra la subversión y a su incapacidad para prever un acontecimiento que, dados los antecedentes, era de pronosticarse.
Así mismo, recalcó que las acciones de los subversivos responden a intereses propios y del narcotráfico, dado que gracias a estos últimos obtienen su financiamiento, bajo la modalidad de cultivo - venta de la hoja de coca.
El 24 de diciembre, dos policías murieron y otro resultó herido luego que una columna de presuntos senderistas atacara el vehículo en el que viajaban en la localidad de Santa Rosa de Ocana, distrito de Luricocha, en la provincia ayacuchana de Huanta.
Las víctimas fueron identificadas como el suboficial técnico de segunda Alberto Quispe y el técnico de tercera Julio César Solano Cipriano. En tanto, el suboficial Elías Pahuacho Córdova, resultó con heridas en los brazos y piernas, por lo que fue trasladado al hospital regional.

Fuente: Noticia Local - Agencias

1 comentario:

Anónimo dijo...

Han pasado mas de 02 años, y aun te recuerdo como la ultima vez que llegaste a la casa y conversamos de tu partida a huanta, Alberto siempre estaras en mi pensamiento.